Cuando decides tener hijos, eres consciente de que te encontrarás por el camino contratiempos, que tendrás que tomar decisiones sin saber cuál es el camino correcto, que la incertidumbre te acompañará hasta tus últimos días…pero lo que una madre es incapaz de comprender, es que sus propios hijos tengan que pagar un peaje por la condición sexual de las personas que los están criando.

Hemos decidido hacer unas llamadas para descubrir qué supone ser hijos de familias homoparentales y si éste hecho les resta derechos o por el contrario disfrutan de los mismos.

Las llamadas son reales y hemos eliminado datos personales, números de teléfono y cualquier información que pueda identificar a los interlocutores.

Todas ellas van a realizarse desde el respeto, ya que nuestro único objetivo es saber si estamos evolucionando o si aún existen sectores anclados en antiguas ideologías.